Una mujer se escondió en el techo del hotel alojamiento después de ser encontrada con su amante

El marido de la mujer es marinero, y cuando iba a embarcar vio en el muelle a su mujer en un taxi y con otro hombre. Y la siguió hasta el hotel. ¿Cómo terminó?.

Una mujer se escondió en el techo de un hotel alojamiento después de que su esposo, que es marinero, la sorprendiera entrando con su amante en el hotel en Mandaue City, Filipinas, este domingo.

Según la Policía de la ciudad de Mandaue, el marinero corrió al hotel donde vio entrar al taxi con su esposa y su amante.

Según la declaración del hombre, él y su esposa estaban juntos en el taxi cuando el se bajó en el muelle para embarcar. Cuando se fue el taxi en el que viajaba su esposa, el marinero que ya sospechaba de su mujer, tomó otro taxi y la siguió.

En lugar de ir al trabajo, se vio al taxi en el que iba la mujer dirigiéndose nuevamente al muelle y recogiendo a un hombre. El taxi luego fue directamente al hotel.

El marinero llamó a la policía y esperó que la pareja saliera del hotel.

El marido de la mujer es marinero, y cuando iba a embarcar vio en el muelle a su mujer en un taxi y con otro hombre. Y la siguió hasta el hotel.

El marido de la mujer es marinero, y cuando iba a embarcar vio en el muelle a su mujer en un taxi y con otro hombre. Y la siguió hasta el hotel.

Cuando llegó la policía, el amante ya estaba fuera de la habitación pero la mujer no estaba allí. Pero de repente hubo un golpe repentino y una parte del techo, y las sandalias de la mujer cayeron y sus pies aparecieron balanceándose.

La policía le pidió a la mujer que bajara, pero ella se negó por lo que los agentes tuvieron que subir a buscarla.

Para agregar más dolor al hombre engañado se descubrió que el amante de su esposa también es marinero.

Para agregar más dolor al hombre engañado se descubrió que el amante de su esposa también es marinero.

¿Porqué sospechó el marinero de su esposa? Por varios motivos. Su hija había atrapado a su mamá con un amante y se lo dijo a su papá.  Y desde hacía tiempo la mujer no quería tener relaciones con su marido. 

Para agregar más dolor al hombre engañado se descubrió que el amante de su esposa también es marinero.

En Filipinas, el adulterio se castiga en virtud del artículo 333 del Código Penal. Es punible con un castigo que va de 28 meses a 6 años de prisión. Tanto la mujer como su amante serán sometidos a dicho castigo si son declarados culpables.

Fuente CLARIN

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *