El sistema educativo avanza hacia su “finalización” y las escuelas de gestión social forman parte del nuevo y degradante esquema del Gobierno provincial

Las EPGS son escuelas creadas por un acuerdo entre el Estado y las organizaciones sociales, civiles, barriales donde el primero paga el salario a los docentes de acuerdo a su perfil.

Las Escuelas de Gestión Social, son Escuelas Públicas, pero manejadas íntegramente por Organizaciones Sociales. Fueron creadas mediante la Ley de Educación Provincial Nº 6.691, sancionada por el entonces Gobernador Jorge Milton Capitanich, en el año 2010.
Ésta Ley en su Artículo 6º dispone que las Organizaciones de la Sociedad sean tan responsables de la Educación como el Estado. El artículo 14º establece la libertad para Personas, Religiones, Asociaciones, Municipios y Pueblos Indígenas para promover la creación de Escuelas. Además, el artículo 27º reconoce como una de las modalidades del Sistema Educativo Chaqueño la “Gestión Organizacional”.
Tanto el Director como los Docentes son designados de manera directa por el líder de la Organización, y no necesariamente deben tener título alguno.
Esta modalidad claramente fomenta la precarización laboral entre los Docentes, ya que año a año éstos deben renovar su Interinato, tampoco pueden hacer reclamos ya que su designación dependerá directamente del compromiso con el “Jefe de la Organización”. Tampoco se exige Título de Docente.

Además, pueden funcionar en cualquier tipo de espacio físico, como Clubes, Iglesia, Sedes de Cooperativas, Sedes de Partidos u en cualquier otra Institución o lugar. Las condiciones de trabajo varían de escuela en escuela ya que se trabaja en clubes, sindicatos, centros comunitarios, etc. que ofician de centros educativos. En resumen, se viola el Estatuto del Docente, se recortan derechos sindicales y se trabaja bajo un régimen de precarización laboral y mecanismos de extorsiones algunas veces solapadas y otras deliberadamente abiertas.

A esto se le suma un problema acuciante en la provincia, que contrasta con la proliferación de escuelas paraestatales: unos 4.000 docentes, algunos recibidos hace 7 años, no pueden ingresar al sistema porque no hay horas. Está clara la función de las EPGS que fragmentan a la docencia contratando a los “sin título” y crean condiciones desiguales de trabajo; precarizando a una parte socavan las condiciones del conjunto.

Las escuelas de gestión social expresan la forma en la que el estado provincial busca resolver la ampliación del sistema y las metas obligatoriedad. La gestión social encubre un problema: con el pretexto de incluir a las comunidades y sus formas, el Estado se ahorra la construcción de nuevas escuelas.

El avance de escuel

as paraestatales bajo la denominación que sea (EPGS, Proyectos Especiales, Terminalidad Educativa, Fines II) no hacen más que avanzar con la degradación educativa con docentes brutos y baratos para un sistema que necesita alumnos brutos y baratos. El Estado provincial busca orientar la discusión sobre el árbol -ampliar el sistema, incluir, reconocer el trabajo comunitario aduciendo un falso progresismo.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *