Antártida: alerta por inminentes desprendimientos masivos en un frente de hielo

Una nueva grieta, detectada en las imágenes capturadas por las misiones del satélite Copernicus Sentinel, sugiere la posibilidad de que aparezcan varios icebergs.

A principios de 2019, todos los ojos estaban fijos en la plataforma de hielo Brunt, en la Antártida, en donde un iceberg masivo de unos 1600 kilómetros cuadrados​ parecía a punto de romperse.

Casi dos años después, el témpano se aferra desesperadamente, aunque los datos actuales indican que el desprendimiento es inminente. Una nueva grieta, detectada en las imágenes capturadas por las misiones Copernicus Sentinel, sugiere ahora la posibilidad de que aparezcan varios icebergs.

Durante años, los glaciólogos rastrearon una serie de grietas en la plataforma de hielo Brunt, que limita con la costa de Coats Land en el sector del mar de Weddell en la Antártida.

El alargamiento de dos grietas principales en la plataforma de hielo, separadas solo por unos pocos kilómetros, ha sido monitoreado de cerca por imágenes de satélite.

Una grieta más reciente, sin nombre, se notó por primera vez en las observaciones de la misión Copernicus Sentinel-1 a fines de 2019, que últimamente se extendió por más de 20 kilómetros de longitud. Foto: ESA

Una grieta más reciente, sin nombre, se notó por primera vez en las observaciones de la misión Copernicus Sentinel-1 a fines de 2019, que últimamente se extendió por más de 20 kilómetros de longitud. Foto: ESA

El Abismo 1, la gran grieta que corre hacia el norte desde la parte más al sur de Brunt, se ha establecido durante más de 25 años, mientras que la grieta de Halloween fue descubierta el 31 de octubre de 2016.

Una grieta más reciente, sin nombre, se notó por primera vez en las observaciones de la misión Copernicus Sentinel-1 a fines de 2019, que últimamente se extendió por más de 20 kilómetros de longitud.

Los datos de imágenes tomadas desde la órbita el 5 y el 7 de enero indican que la región de la plataforma de hielo flotante, al norte de la nueva grieta, es la más inestable, con un movimiento aproximado de casi 5 metros por día. La parte central tiene una velocidad promedio que varía de 2 a 2,5 metros por día, mientras que el área inferior sugiere una zona más estable de la plataforma de hielo.

Durante años, los glaciólogos rastrearon una serie de grietas en la plataforma de hielo Brunt, que limita con la costa de Coats Land en el sector del mar de Weddell en la Antártida. Foto: ESA

Durante años, los glaciólogos rastrearon una serie de grietas en la plataforma de hielo Brunt, que limita con la costa de Coats Land en el sector del mar de Weddell en la Antártida. Foto: ESA

“Aunque parecía estar a punto de desprenderse en 2019, la región más al suroeste de la plataforma de hielo Brunt resistió tenazmente a la separación”, señaló en un comunicado Mark Drinkwater de la ESA.

Y detalló: “Desde entonces, los datos de Sentinel-1 indican que la punta de la plataforma de hielo gira en el sentido de las agujas del reloj alrededor de la región de McDonald Ice Rumples, en cuyo punto la plataforma de hielo se basa en una topografía submarina poco profunda”.

“Mientras tanto, el fuerte gradiente en la velocidad del hielo hacia la corriente de hielo Stancomb-Wills que se mueve más rápido y la plataforma de hielo en el norte, ha activado una nueva grieta que ahora amenaza con la liberación de un segundo gran iceberg“, añadió.

El monitoreo de rutina desde los satélites ofrece vistas sin precedentes de los eventos que ocurren en regiones remotas y muestra cómo las plataformas de hielo están respondiendo a los cambios en la dinámica del hielo, las temperaturas del aire y del océano. Dado que la Antártida se encuentra en los oscuros meses de invierno, las imágenes de radar son indispensables porque, además de que la región es remota, el radar continúa entregando imágenes independientemente del clima oscuro.

Una imagen de la nueva grieta. Foto: ESA

Una imagen de la nueva grieta. Foto: ESA

La historia muestra que el último gran evento que tuvo lugar en Brunt Ice Shelf tuvo lugar en 1971, cuando una porción de hielo se desprendió al norte del área conocida como McDonald Ice Rumples en lo que parece ser una réplica del Halloween Crack de hoy.

Con la plataforma de hielo considerada insegura debido a las

grietas invasoras en 2017, el British Antarctic Survey cerró su estación de investigación Halley VI y se reubicó al sur de Halloween Crack en una ubicación más segura.

En funcionamiento desde 2012, Halley VI se compone de ocho pods interconectados construidos sobre esquís. Esto permite que las cápsulas se muevan fácilmente en caso de hielo inestable y grietas en la plataforma de hielo.

Fuente CLARIN

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *